martes, febrero 14

Una descripción de Lima en 1845

Hacia el año 1972, un anticuario de la ciudad de Frankfurt -de la por entonces República Federal de Alemania-, tenia a la venta unas paginas sueltas extraídas de algún libro impreso del alemán antiguo poco comprensibles para los lectores acostumbrados a la escritura latina. No había titulo del libro, ni referencias al autor, pero era el relato de un viaje a la ciudad de Lima en 1845. Rudolf G. Roeder y Herbert H. Moll compilaron este texto y lo publicaron en 1988, del cual hago este resumen donde se describe el aspecto de nuestra ciudad aquel año.


El relato del viaje inicia en Buenos Aires, donde luego de traspasar la puerta sur de esa ciudad, el relator menciona su siguiente destino: Valparaiso. Allí se embarca en un bergantín que dirige sus velas al puerto del Callao, "el mejor de toda la costa oeste de América... protegido por un baluarte de su fortaleza donde descansan 300 cañones... que hacen prácticamente imposible un acercamiento enemigo a traición".

"Diariamente sale una diligencia del Callao a Lima, distante a cuatro horas, pero uno también puede alquilar mulos y cabalgar hasta allí. Todo el trayecto que separa a ambas ciudades consta de arena movediza y esta golpeada por la infertilidad. Las lluvias y tormentas en esta región son cosas desconocidas. Recién en la cercanía de la capital, el desierto se convierte por medio de la irrigación artificial, en la mas risueña y exuberante fertilidad, y el valle ancho del Rímac muestra la abundancia de la flora tropical".

"Lima, la ciudad mas rica de toda Sudamérica, esta situada en este valle, y sus almenas doradas brillan entre bosques de palmeras y mangos llenos de frutos. Los alrededores de Lima son encantadores, se parecen al paraíso".

Alameda y Portada de la Muralla de Lima

"Inmediatamente delante de la ciudad... la nueva alameda, cuyas avenidas y paseos sombreados reúnen todas las tardes bonitas a los habitantes de la ciudad. Aquí uno pasea a caballo, los peatones son menos frecuentes. Las jóvenes damas de figuras delicadas, al igual que los hombres, montan sus caballos a horcajadas. Espuelas plateadas y doradas brillan en los lindos piececitos, y el puro echa humo entre los labios rosados.. La costumbre de las damas de fumar es aquí aun mas dominante que en México... va desde la esclava hasta la duquesa, por todos los niveles de la sociedad".

"Un muro feo, circular y alto, construido con ladrillos secados al sol, y el cual es tan ancho que se podría conducir carros encima, separa la ciudad de los jardines que la rodean, y enormes baluartes con casamatas y cañones, mirando amenazadoramente hacia abajo, rodean y protegen cada una de las portadas de Lima. Hacemos nuestra entrada a la metrópoli de la República, y pronto notamos que Lima ya ha vivido sus días de grandeza. Por cierto, todavía se halla una enorme riqueza dentro de sus muros; pero se ha empalidecido el brillo del antiguo esplendor...".

"Algunas calles están partidas en dos por acequias.."

"Las calles son rectas, regulares, y convenientemente anchas. Sin embargo, palacios se ven pocos. Algunas calles están partidas en dos por acequias, llevadas allí desde el río. La pintura brillantemente blanca de todas las edificaciones ciega, y cuando hay sol, refleja sus rayos deslumbrantes. El estilo es completamente español; uno piensa que esta viendo la replica de Granada o Sevilla. Las casas mas grandes tienen un amplio patio con galerías o arquerias que continúan en jardines bellamente plantados y cuidados con esmero".

"La mayoría de las viviendas tienen un solo piso. Frecuentes temblores de tierra hacen aconsejable esta forma de construir. Las lujosas edificaciones particulares, los palacios, iglesias, etc. exhiben en sus grietas y hendiduras, los efectos de la oscilación a la que están sometidas... Cuanto mas modesta se presenta una vivienda en su exterior, mas grande es frecuentemente el lujo en su interior... Al lado de esto, sin embargo, tampoco falta la suciedad española. Ya en las calles a uno se le despierta la repugnancia, al ver a la servidumbre, lavando pescado en la acequia o el pozo, desplumando aves y tirando las vísceras en medio de la calle, donde se pudren con el calor del sol y propagan una terrible fetidez. La limpieza de las calles esta encomendada a los gallinazos que cumplen bastante mal con este servicio".


Rugendas - Plaza Mayor de Lima

"El sitio mas bonito en Lima es la Plaza Mayor, con una hermosa pila de bronce... La Iglesia Metropolitana ocupa todo un lado de la misma; el Palacio Nacional (antes del Virrey) el lado de enfrente. En los días de mercado... uno observa grupos atractivos con sus extraños trajes pintorescos, los que como adorno de la plaza ensamblan un cuadro de gran efecto en conjunto con los altos templos y palacios al costado de las casas de un solo piso".

"Cuando llega el momento en que toca el Ángelus, la campanilla de la torre de la Catedral, el estrépito de las conversaciones enmudece en el acto. La muchedumbre se postra de rodillas en la tierra como alcanzada por la descarga de un rayo y se escucha el murmullo de rezos... se tiene ante uno el cuadro del efecto que la fe producía en la Edad Media. Hasta el jinete desmonta de su caballo y la distinguida dama baja de su coche cuando las campanas repican, y la soldadesca se echa al suelo con tanto respeto como el agricultor o el minero. Al terminar la oración, cada uno se hace la señal de la cruz, se levanta, los coches siguen su viaje, los soldados marchan, los jinetes se van a toda prisa, mil voces alborotan bulliciosamente, todo se pone en movimiento y el contraste de lo sucedido parece que fue un sueño".


Rugendas - Vista de Lima desde la Alameda de Acho

"El suburbio de San Lorenzo y su puente reúne en tardes alegres, toda la belleza que Lima puede mostrar de los mejores niveles de la sociedad. No existe traje mas pintoresco ni mas original que los que exhiben las damas de esta plaza. Su atuendo -saya y manto- consta de un vestido interior de satén o una tela del tibet forrada con seda, que se ciñe delicadamente contra el busto, cuerpo y caderas y los cubre decentemente sin ocultar las formas, un vestido largo que llega hasta los talones, abierto adelante, plegado alrededor de la cintura como un cinturón. Este es de color oscuro, pero ricamente adornado con encajes y bordados de oro y plata; algunas veces sobremanera lujoso con perlas y piedras preciosas. Sobre el se encuentra colocado un tapado de satén grueso arreglado en innumerables pliegues y la que emboza la cabeza como una capucha, dejando solamente una abertura como de cucurucho, de cuya profundidad el ojo relampagueante dispara sus rayos. El modo de andar de las damas es del todo noble... En ninguna parte puede observarse figuras femeninas mas esbeltas y bonitas y formas mas encantadoras".

"Sus vidas sin embargo, son muy monótonas; oración y confesión, vestirse, paseos, juegos de naipe y ajedrez, circo y corridas de toros, cantar y tocar la guitarra llenan el día hasta la noche, la que se divide en el teatro (que es bastante malo) y el aburrimiento de las tertulias. Su participación en esferas mas elevadas aun esta aletargada, y en disciplinas de ciencia la educación femenina esta completamente excluida".


Rugendas - Escena en calle de Lima, 1844

"Los sitios de reunión son preferentemente las iglesias, en su mayoría obras del siglo XVII, construidas con tan poco gusto, como ricas en contraste. En muchas uno ve las paredes literalmente vestidas con planchas de oro y plata y el derroche de metales preciosos en los altares, sillerías y estatuas de santos, candelabros, cálices y casitas de custodia sobrepasa toda imaginación y toda creencia. Muy peculiar e ingeniosa es la costumbre de donar pájaros cantores para la iglesia, los que en jaulas de plata y a veces hasta en jaulas de oro, los suspenden en las columnas del altar mayor y mezclan su canto con el de los feligreses o con el sonido solemne del órgano".

"Existen mas de 60 conventos en Lima y son sumamente ricos. El de la Concepción es lo máximo de esplendor... Una orden especial es la de la "Buena Muerte" que tiene el privilegio de poder suministrar a los moribundos las ultimas consolaciones de la Iglesia. Ellos montan en mulos y con frecuencia uno los ve corriendo a todo galope con el sacristán por las calles".


Iglesia y Monasterio de la Concepción

"Lima es la ciudad mas antigua de Sudamérica; ella fue fundada en el tercer decenio del siglo XVI por Pizarro, quien la escogió como sede de su Virreinato. Las minas de plata...produjeron grandes riquezas, y la ciudad se convirtió en un siglo en la mas bella de toda Sudamérica. Varias familias acumularon enormes fortunas que aun en nuestros tiempos pueden despertar asombro... El lujo llevó la abundancia de dinero de los pocos a la población restante, y una prosperidad generalizada, mas grande quizás que en ninguna parte, se formó bajo estas circunstancias peculiares".

Fuente:
Journey to Lima / Reise nach Lima 1845
Compiled by Zusammenstellung Rudolf G. Roeder
Librerias ABC S.A. Lima -  1988
Imágenes:
Google Imágenes

10 comentarios:

Raúl lópez Endo dijo...

Me gustó la forma como describe a Lima y sus costumbres de esa manera que fluye suave...otros tiempos, otro verbo; el artículo interesante lleno de datos y referencias. Lo que más me gustó y no sabía es la manera como las personas llenaban sus dias aburridos y pasaban el tiempo.

Anónimo dijo...

Excelente y evocadora descripción de Lima. Los viajeros han dejado los mejores relatos de la vida en nuestra ciudad en su época de esplendor y ocaso.
Luis García Tello

Patricia Melgar dijo...

Sorprendente y bastante instructiva esta narración de nuestra Lima del 1845, no me imaginé que, antaño, las iglesias eran adornadas con jaulas de oro y plata con pájaros que cantaban durante la misa, muy curioso. Lo que sí no me sorprendió fué que Lima apestara y que hasta la fecha existe esa costumbre de arrojar la basura a las calles dejando zonas fétidas sin que se limpien. Gracias David por tan interesante artículo.

Unknown dijo...

Deliciosa lectura gracias!

Guillermo Miranda dijo...

Excelente reseña David. Sin duda, era una Lima que despertaba la admiración de los viajeros. Como un aporte, donde podrás encontrar otras interesantes descripciones de aquella Lima, te incluyo el siguiente link para acceder al libro "Viaje pintoresco a las dos Américas, Asia y África” – Tomo II, M. Alcide D‘Orbigny y J.B. Eyriés, Barcelona, 1842. Entre las páginas 8 a la 15, hay una imagen detallada de Lima, sus pobladores, arquitectura y costumbres.

https://books.google.com.pe/books?id=_ocBAAAAYAAJ&pg=PA169&lpg=PA169&dq=VIAJE+PINTORESCO+A+LAS+DOS+AMERICAS,+ASIA+Y+AFRICA&source=bl&ots=Je05GRVFmR&sig=o-JpOyGnoBT3_mOsKiyAfssfx9Q&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwjv1rqw5JLSAhWEKCYKHVREDdoQ6AEIUjAO#v=onepage&q=VIAJE%20PINTORESCO%20A%20LAS%20DOS%20AMERICAS%2C%20ASIA%20Y%20AFRICA&f=false

Pilar Garaycochea Valdeavellano dijo...

Interesante, gracias por compartir

Antonio dijo...

Lima tenía fama de ser una ciudad muelle y sensual sin dejar de ser religiosa. Pero lo que me ha llamado la atención es la falta de cultivo de LA CIENCIA.

Rosana Sotomayor dijo...

Me encantó este relato!! Los comienzos de la República en Perú muy incipiente pero que revela las caracteristicas del medio ambiente que aún se repiten hoy en día como son los temblores, sus monumentos y edificios, además de la forma de vivir de sus pobladores. Gracias por compartir esta valiosa reseña. Y aumque mis antepasados vivieron en la provincia, me puedo dar una idea de la forma de vida de la ciudad de Lima. Saludos desdes México!!!

FORTUNATO JUAN BEJARANO RODRIGUEZ dijo...

Nada mejor que las memorias de un viajero

Gustavo von Bischoffshausen dijo...

Seria bueno comparar datos con otros.Lo de los pajaros cantores no lo sabia. Las cuatro horas de viaje Callao Lima me parecen excesivas. ¿No habia una carretera recta todavia?